Make your own free website on Tripod.com
 
Mision   Nºs Atrasados   Colaboradores   English
Tienda   Visitas   Contacto   Encuesta   Ligas, Links
Número " 5 " Fin de Año
 
 
  •  Una platica con Miguel Aceves Mejia 
  •  Entrevista a Arturo Mendoza  
  • El estilo Mariachi (por Jesus Rodríguez de Hijar)
  •  Aquí se encuentran algunos de los artículos mas representativos de la Revista "El Mariachi Suena" No. 5.
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
    Entrevista con: ARTURO MENDOZA.
    En esta plática, Arturo Mendoza, ex-integrante del mariachi Vargas de Tecalitlán—donde militó por espacio de cincuenta años—, nos da sus impresiones acerca de lo que es el mariachi hoy
    en día, desdesu punto de vista. Actualmente radica en su tierra natal, Zapotiltic, Jalisco.
     

     El Mariachi Suena (EMS).—¿ Ha cambiado la visión de la gente, hacia el mariachi?
    Arturo Mendoza(AM).— SÍ, ayer precisamente comentabamos que antes, ser mariachi era lo peor, era lo más bajo y es que a veces tenían razón, porque todavía si tú te das cuenta y observas, habemos gente —que vivimos de la música—, y nos ponemos el traje de charro y lo traemos todo cochino, con la camisa toda cebosa, el sombrero todo grasoso.. no, no. Somos algo cuachalotones. Gracias a Silvestre Vargas, que puso esta disciplina, y los demás elementos han enseñado la disciplina de Vargas (Silvestre), algunos la han ejecutado en su propio conjunto. ¿por qué?... Porque era una disciplina buena, que fue la que llevó al mariachi Vargas —y a muchos—, a entrar en la alta sociedad.

     E.M.S. :¿Cómo era esa disciplina?
    A.M.— Vargas la tenía muy a la militar, tenías que llegar muy bien arreglado, bien limpiecito, bien rasurado, bien pienadito, boleado y tocar sin tomar ni una copa. Siempre lo engañabamos porque había amigos que nos metían las botellas a los depósitos de los baños, y entonces era una orinadera de todos los diablos, y Vargas cuando se daba cuenta decía: “Bueno... ¡Pero si no se han tomado ni una copa delante de mí...”. Y al rato estabamos como hormigas pisadas. Entonces, esa disciplina de Silvestre, yo considero que lo llevó (al mariachi), precisamente a los niveles en que están los grupos organizados, donde ninguna sociedad se avergüenza de ellos. Porque llegabamos como debería de ser , y todo eso se lo debemos a Silvestre Vargas. Porque yo en aquel entonces —llegué en el cuarenta y cinco—, conocí a muchos grupos, grupos como de la talla de José Marmolejo, empezando que vivían en un lugar muy “gacho”, a pesar de ser él , el jefe del mariachi. Y era el que sonaba —en aquel entonces— como el mejor mariachi, entonces cuando se hacían los programas en la XEW, la mayoría los tenía Marmolejo. Pero él—por ejemplo—, no vestía a la categoría de él, como director del mariachi. Entonces, analizando ésta, yo creo que la de Silvestre fue la mejor para mí, a lo mejor había otras mejores no?, pero no me tocó conocerlas, yo te hablo de lo que yo conocí. Yo pienso que por eso le tenían tanta preferencia los artistas al mariachi Vargas. En una ocasión—por que no decirlo—, llegamos a una contratación y nos dice el señor: — “Ustedes toquen ahí en la calle...”.: Y dice Vargas: — “No señor... o nosotros tocamos adentro de su casa, o nos vamos...”. Así de fácil... Y el señor nos tuvo que pasar, cuando vio el comportamiento de nosotros, hasta le pidió una disculpa a Vargas. A eso me refiero yo, y esa disciplina nos infundó a la mayoría. Y cuando ya me tocó en suerte a mí, agarrar la dirección del Vargas de Tecalitlán—desde el cincuenta y nueve para acá, que Silvestre ya se enfermó—, pues yo traté de llevarla al mismo nivel de él... Y si la mejoré, o la empeoré pues ya solamente el tiempo lo dirá. Aunque mi compadre Mario (Santiago) dice que él fue el que platicó con Jesús (Rodríguez), sobre la idea de que el mariachi Vargas ya no tenía que acompañar a nadie, pero fue mi idea la que se realizó, y no de ellos, que el mariachi Vargas, tenía que hacer un número, como lo fue Lola Beltran, como es Vicente Fernández... O sea, como solista, ¿por qué no el mariachi Vargas ser solista?, ¿por qué tenía que estar acompañando atrás del artista?... Tantos cantantes que el mariachi Vargas ha acompañado. o dime tú, ¿ a quien no ha acompañado el mariachi Vargas...? Entonces, gracias a mi iniciativa, yo puse que el Vargas ya fuera solista. Y cuando tuvieramos que acompañar a un amigo (a)—como la señora Lucha Villa, que nos protegía con trabajo— , acompañarlo ¿por qué no...? Pero siempre y cuando le dieran—al Vargas—, dos números como solista. Esa era mi condición con Raúl Velazco y con todos ellos. Si la persona que tenía para pagarle a Lola Beltrán ciento veinte mil pesos, yo creo que tenía muy bien veinticinco mil pesos, para pagarle al mariachi Vargas... Entonces, te contrataban ... — “ ...y va usted a acompañar a Lucha...”. — “No señor... por acompañar a Lucha, le vamos a cobrar tanto...”. — “Oye no, es que...”. — “Digo, porque si usted le está pagando tanto dinero a Lucha Villa, y a nosotros nos está pagando tanto, no es justo, nosotros somos doce, y ella se lleva la tajada grande y nosotros una miseria...”. Ahí fue donde me puse yo rebelde y digo... No pues si quiere que la acompañemos, porque nuestro trabajo cuesta tanto... Y acompañar a esta u otra persona le cuesta tanto. Y así fuimos escalando, hasta el lugar que tenemos o que estamos logrando a nivel internacional. Y hay que estar consciente—como compañero— que lo ha logrado (el Vargas), porque incluso tienen llena toda la agenda de este año... Fueron a Japón— como solistas—, mañana salen a New York—como solistas—, en Chicago también, en toda la Unión... Entonces, al ratito ya no va a ser el Vargas el que va y viene como solista, van a seguir ¡muchos grupos organizados...!. N’omas, ¡eso sí!, sin caer en la vulgaridad. Porque para ser un buen número (solista), no tienes que caer en la vulgaridad, el traje de charro ¡hay que respetarlo!, porque es nuestro pan nuestro de cada día, es el orgullo de todos los mexicanos. Tenemos que respetarlo como si fuera nuestro Himno Nacional, el traje de charro es nuestro vestuario—me imagino—, como es el traje del militar... No lo debemos de denigrar, habemos compañeros—o grupos—, que realmente... “Estamos muy fuera de la olla”, pero en fin, cada quien tiene derecho a hacerle la lucha, por el bienestar de sus hijos, por la educación de ellos, pero sin llegar al término vulgar. Eso es lo que yo considero, porque nuestra música es seria y alegre, no la vas a tocar tú enojado, o de mala gana ¡no!...Tienes que tocarla ¡sonriente, alegre!...Que se vea que estás disfrutando de lo que estás haciendo.

    E.M.S.— ¿Qué hace falta, o qué camino deben tomar los grupos de mariachi para buscar ser solistas?
    A.M.— Creo que nada más decisión, que se decidan a seguir ... ¿Por qué no imitar al Vargas...? Porque tú te das cuenta que al fin y al cabo nosotros—digo nosotros, aunque yo ya no estoy dentro de las filas del Vargas—, hasta ahorita es el que lleva el estandarte, ¿gracias a qué? pues a un señor que se llama Rubén Fuentes, que es el patrocinador de que el mariachi Vargas siga grabando, y siga mejorando sin perder su sabor de mariachi... Sin dejar de tocar los sones ¡jamás en la vida!. Porque los sones es la música del mariachi, realmente la música del mariachi es el son jaliscience, ¡claro!, ya ahora el mariachi es muy versátil. Ahorita tocan clásico, semiclásico, ¿ves?... Las obras musicales que se han hecho... esos popurries, que se han hecho en una forma o en otra, los iniciadores de eso: Jesús Rodríguez, Rigoberto Alfaro el señor Fuentes, entonces han ido haciendo unos mosaicos musicales muy bonitos, que son los que —precisamente—, te empujan a ti, a ya no acompañar... Y si vas a acompañar... ¡Pues... cotízate bien!. ¡Que no se lleven la tajada el grande...!. ¡Que le dejen algo al chico!. Porque ellos (los cantantes), al fin y al cabo sin el mariachi...¡no son nada!.

    E.M.S.—Hay que auto-valorarnos, nosotros mismos, ¿no?.
    A.M.—¡Sí, nosotros mismos!...¿Por qué?, porque de nosotros depende. Mí trabajo—el mio como persona, no como grupo— dentro del grupo, para mí fue muy sagrado. Porque yo le metí, lo que se llama alma, le metí... ahí dejé mi juventud, ahí dejé todo mi entusiasmo y el amor de músico... ¡Cooperando con el equipo!. Y tirándose —uno—, de vez en cuando un “tirito”... “¡Órale!, no te duermas que estamos ganando igual”. Que lastime para que diga: “¿ah caray?... Pues tiene toda la razón...”. Entonces... ¿Qué hay que hacer...?, estar alegre, ¡y meterle toda el alma!.

    E.M.S.—¿Ya está retirado de la música?.
    A.M.—Yo ya me retiré, claro, me retiré por razones de salud... la altura de México, el viajar. Ya todo eso me comenzó a hacer daño, ya no pude trabajar al nivel que yo quería, y aunque la estaba haciendo como coordinador, pero no me consolé con hacer eso nada más. En sí, te puedo asegurar, estoy feliz, estoy contento por decir que tanto Silvestre Vargas hijo, como Rubén Fuentes, me han tomado en cuenta a mí también, como propietario del mariachi Vargas.

    E.M.S.—¿Y, cómo lo trata Zapotiltic?.
    A.M.—¡No!... Mi tierra—y bien lo decía mi padre, una palabra de él—, decía: “Aquí... la persona que llega, y bebe agua de Zapotiltic...¡Jamás se vuelve a ir...!.

    fin.                                                                                                                                                               Indice No. 5